31 octubre, 2012. Durante el tiempo que ha existido este blog, hemos hablado del arte en sus diversas formas, ya sea en pintura, arquitectura, escultura, caricatura, diseño, etcétera, pero no hemos mencionado como el arte también se desenvuelve en otra área particular y que es muy importante para el ser humano, hablo de la política.

El arte y la política son dos conceptos que en realidad están más unidos que separados y podemos remontar su relación desde hace años, ya que ha funcionado siempre como un medio para  atraer y persuadir a la sociedad e incluso para la distracción de éste. Sin embargo los políticos han abusado del manejo del arte para su propio beneficio, haciendo un lado el significado que el arte tiene para la comunidad.

En la antigua Roma, Grecia, etcétera podíamos ver las esculturas de los reyes o magistrados que simbolizaban poder, el arte realizado sobre ellos era para demostrar a su reino la importancia que tenían y que era su obligación siempre obedecerlos (pudimos ver en los cuadros como el jefe o líder tenia la cabeza o el cuerpo más grande que los demás), así las personas sabían a quien dirigirse siempre con respeto, ya que una ofensa sería severamente castigada.

Con la Ilustración varios artistas crearon obras con relación a la  política con el propósito de  hacer la violencia y maldad que generaba. La libertad de expresión fue fundamental, pudieron hacer retratos o caricaturas burlándose de los políticos para que la sociedad viera las consecuencias de las malas decisiones de los políticos que terminaban en guerras, muertes y pobreza.

Hoy

el político utiliza el arte para sus campañas políticas, para “ acercarse” más a sus conciudadanos o tan sólo utilizándolo para despistarlos porque su objetivo siempre es  encontrar soluciones o negociaciones que permitan a un individuo relacionarse con una comunidad o diversos grupos entre si (aunque estén los casos de su propio beneficio relacionados con la corrupción).

Vivimos en una  época en la que la mayoría de los políticos tratan de aproximarse a su sociedad, a la que pretende dirigir a través del arte y la cultura, aunque no exista una verdadera política cultural , podríamos decir que la mayoría de las veces es para darle una distracción al ciudadano porque toda obra, sin importar el artista siempre lleva consigo un objetivo, un discurso o un significado que a veces claro o no, nos habla de quien es el artista y que quiere expresar.

SI vemos arte político fuerte, de violencia, sangre o cualquier otro tipo “malo” es por el área geográfica, el ambiente o la cultura donde se ha desenvuelto el creador del arte, no es de extrañarse que algunos utilicen fuertes carteles u sátiras demasiado vulgares, solamente tenemos que ver el entorno para entender al artista.

Algo cierto es que el artista siempre trata de plasmar en su obra un poco de su pequeña influencia política. “Un ejemplo de ello, es la obra de Diego Rivera. Diego , al llegar a Estado Unidos de América, le fue encargado pintar un mural en honor al país en el Rockefeller Center , pero Rivera incluyó como uno de los personajes de su obra al dirigente revolucionario: Lenin. Rivera se negó a eliminar el personaje y como resultado el mural fue destruido. El trabajo fue terminado por José María Sert”.

Es difícil hoy en día ver a los artistas mostrar ideología política en sus obras, pero es un hecho que el artista contemporáneo critica las instituciones que divulgan , legitiman y hacen circular, pero entonces es necesario que ¿el arte funcione con la política? Personalmente se cree que no pero esto seguirá porque de alguna forma  es una manera de “gritar”, criticar la situación y la realidad que se vive. Sus viajeros del tiempo Eduardo Moreno, Eduardo Orozco y Oscar Lozano

FUENTES:

http://www.criticarte.com/Page/file/art2005/RedefinirPoliticoArte.html

http://tuverborragia.blogspot.mx/2008/07/arte-poltico.html