Giotto nace  aproximadamente en 1267 al norte de Florencia (no se tirne conocimiento exacto del año, hay discrepancia) en el valle de Mugello, “cuenta la leyenda que por allí pasó en la década de 1280, el gran maestro italiano Cimabue, que vió pintar a un pastor sobre una tabla a su rebaño (Giotto) decidió llevárselo con él y ejercitarlo en el arte de la pintura. Giotto a su corta edad fue sorprendiendo al mundo con su talento en la pintura.”

Otra versión de la biografía de Giotto manifiesta que su padre lo mandó a Florencia para que trabajase como aprendiz con un mercader de lanas,  el joven, muy interesado en el arte, tomó la costumbre de visitar el estudio de Cimabue para ver a los artistas trabajar. Ansioso de incorporarse al taller, insistió tanto a su padre que al fin se le permitió aprender con el gran maestro.

 La obra de Giotto otorga una  concepción visual única  de la pintura gracias  a la creación de efectos de perspectiva como a la unificación del espacio, que acierta a integrar las figuras con los elementos arquitectónicos que les sirven de marco. “Realza la solemnidad y el dramatismo que impregnan estas escenas el empleo de colores puros y matizados.”

Adopta el lenguaje visual de la escultura al darles volumen y pesos, siendo tan reales las pinturas, que en una ocasión pintó una mosca en la naríz de un retrato. Su técnica era tal que Cimabue intentó espantarla con la mano antes de darse cuenta de que estaba pintada

Giotto carecía de los conocimientos de anatomía y teoría de la perspectiva que los pintores posteriores se acostumbraron a aprender, pero poseía un “don” superior a los de los que lo precedieron e imitaron.

Siendo el gran iniciador del espacio tridimensional en la pintura europea, tratando con un nuevo espíritu los temas religiosos que dominaron el arte medieval. “Su estilo se caracteriza por una frescura y una vida inesperadas, por lo que los críticos hablan de la emoción humana y una carga de todo lo que es importante para el ser humano como las más claras peculiaridades de sus trabajos.”

Fue creando  impresionantes imágenes de gente bajo presión, personas en crisis y hombres en los que se percibe claramente que están tomando gravísimas decisiones espirituales, críticos lo alaban mencionando  que  “él daba una forma de aproximación directa a la más íntima e intrincada experiencia del espíritu humano.”

Entre sus obras importantes:

La Capilla de los Scrovegni

El notable ciclo de frescos realizados por Giotto

También conocido por el nombre de Capilla de la Arena, por estar construido sobre las ruinas de una “arena”, fue construido por Enrico Scrovegni en 1303 como penitencia para expiar los pecados de su padre.

Giotto empezó a pintar los frescos dos años más tarde y los concluyó en 1306. Cubren por entero la única nave de la capilla: la pared occidental, a los pies del templo, está cubierta con un “Juicio Final”, el arco de la cancela muestra una “Anunciación” y las áreas principales de las paredes tienen tres filas de pinturas que representan escenas de la vida de la Virgen y sus y escenas de la vida de Cristo. Bajo estas escenas pueden verse alegorías, es decir, figuras humanas que personifican las Virtudes y los Vicios, pintadas en monocromía, simulando ser esculturas.

“Las figuras de la secuencia narrativa principal están hechas a media escala, pero el concepto de Giotto es tan grandioso y potente que, en la reproducción de un libro, por ejemplo, parecen de tamaño natural. Presentan un sentido tridimensional y una presencia física “completamente desconocidas en la época en que fueron realizadas, evidenciando la capacidad del artista para retratar un sentimiento de “peso moral” más que el esplendor religioso o divino.

Llanto sobre Cristo Muerto. Crédito: http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/cuadros/15349.htm

“Adoración de los Reyes Magos”, (dentro de la capilla de arena) que se encuentra entre los más reputados y admirados de la serie.

“En el cielo, encima del techo del pesebre, puede observarse la Estrella de Belén, la que, en la iconografía católica, representa la guía divina que condujo a los Reyes Magos hasta Belén.” La imagen representada por Giotto tiene forma de cometa (con su cabeza y cola), y ha dominado la idea colectiva que todos tenemos acerca de este episodio bíblico.

Giotto vio el cometa Halley en su aparición de 1301 en el cielo italiano, y es muy probable que este objeto astronómico haya sido el modelo para la sobrenatural estrella de su “Adoración”.

 Lo que Giotto no tenía forma de saber es que el cometa Halley, con su período de entre 76,5 y 79,3 años, apareció en 11 o 10 a. C., es decir, entre 4 y 7 años antes del nacimiento de Cristo. No puede asegurarse que el Halley haya inspirado el episodio de la Estrella de Belén, pero sí resulta interesante que casi con certeza, tanto la estrella del relato bíblico como la pintada por el maestro florentino sean el mismo cometa en dos apariciones separadas por trece siglos.

Por esta circunstancia, la Agencia Espacial Europea bautizó como “Misión Giotto” a la sonda que en 1986 se aproximó al cometa para estudiarlo.

La Vida de San Francisco

 “Vida de San Francisco” en la Iglesia Superior de San Francisco, en Asís.

Sus retratos íntimos y humanos han definido, en realidad, la imagen popular que se tiene del santo. Pero existen, sin embargo, grandes diferencias técnicas y estilísticas entre estas obras y las de la Capilla de los Scrovegni. Ellas han hecho que muchos críticos se nieguen, aún hoy en día, a aceptarlas como obras del mismo artista

Los frescos cubren la parte inferior de tres de las paredes del templo, las dos laterales y la interior de la fachada, a ambos lados de la puerta. Se trata de 28 episodios de la vida del recientemente canonizado Francisco de Asís, siguiendo el relato de la Legenda maior de San Buenaventura.

En esta obra,Giotto escenifica uno de los episodios de la vida de San Francisco.Se representa a San Francisco arrodillado tras un compañero franciscano,que se dirige con fuerza a las criaturas que figuran en el cielo.Giotto ha creado un espacio verosímil.A la derecha se sitúa la ciudad asediada pr los demonios,cuyas arquitecturas resaltan por el colorido típico de los edificos de la época.A la izquierda destaca la figura de una iglesia,donde se sitúan los santos que salvarán la ciudad de la ruina,de mano de la fe de San Francisco.El espacio representado se hace creíble como marco para la acción que se escenifica.

Prendimiento de Jesús. Crédito:http://www.vadehistoria.com/Arte/index.htm

En esta obra lo mas representativo es el beso de judas,que fue cuando éste entrego a Jesús a los romanos.Conocedor de la importancia del acontecimiento,Giotto le dio un lugar destacado.El resto de los personajes reflejan su confusión y el dramatismo de la escena.El núcleo argumental destaca por la tensión que reflejan los protagonistas.A la izquierda se representa a Pedro cortándole la oreja a Malco,mientras que fariseos y soldados con sus armas comienzan el enfrentamiento al fondo y a la derecha.

En esta obra se enmarca en un conjunto de frescos divididos en dos ciclos:uno dedicado a la Virgen y otro,a Jesús.La resurrección de Lázaro pertenece a éste último.La figura de Cristo es del mismo tamaño que el resto de los personajes,en consonancia con el humanismo que embebió la obra de Giotto.La escena se basa en el relato del nuevo Testamento,segundo el cual,Lázaro resucitó por orden de Jesús.También se puede apreciar en la escena como Jesús bendice a Lázaro,a quien acompañan a sus familiares.En frente de Jesús,se encuentran Maria y Marta,las hermanas de Lázaro,arrodilladas como muestra de agradecimiento y de reconocimiento.

 FUENTE:

http://artechachi.blogspot.mx/2008/01/giotto-y-sus-obras.html